Análisis Cultural Seminario Temático 2015

Un blog hecho entre todos los estudiantes del curso de 2015 de Dr. Timmer, LAS, Universidad de Leiden. Blogs de otros años: https://thematicseminarlatinamerica.wordpress.com, y https://culturalanalysisul.wordpress.com

Bota sobre sueño y persistencia del cuerpo

La serie de las manos de Oswaldo Guayasamín fue el objeto de análisis de la exposición realizada por Ruth Chávez Verdezoto, el pasado 16 de marzo. Después de comentar los datos biográficos del artista plástico, Ruth ubicó la serie La edad de la ira, que abarca también La serie de las manos, en relación a otras series realizadas por el artista. La serie Huacayñán se concentra en las injusticias sufridas por los indígenas americanos; La edad de la ira trasciende el sufrimiento en Latinoamérica para denunciar la violencia de los humanos contra sus semejantes en plano universal, y La ternura tiene otro tono, es un homenaje a su madre y a la mujer.

La edad de la ira, serie iniciada en 1961, denuncia entonces la crueldad e injusticia del siglo XX. Las pinturas refieren a los conflictos bélicos, los campos de concentración, la guerra civil española, las dictaduras de América Latina, Playa Girón, las bombas atómicas que destruyeron Hiroshima y Nagasaki. En el año 1966, una poetisa uruguaya, Idea Vilariño, incluye en su libro Pobre Mundo un poema que parece inspirado en el proyecto de Guayasamín.


PLAYA GIRÓN

Siempre habrá alguna bota sobre el sueño

efímero del hombre

una bota de fuerza y sinrazón

pronta a golpear

dispuesta a ensangrentarse.

Cada vez que los hombres se incorporan

cada vez que reclaman lo que es suyo

o que buscan ser hombres solamente

cada vez que la hora de la verdad la hora

de la justicia suenan

la bota pega rompe ensucia aplasta

deshace la esperanza la ilusión

de simple dicha humana para todos

porque tiene otros fines como Dios

como dicen los curas que su dios

tiene otros altos fines misteriosos

otros planes en que entran Hiroshima

España Argelia Hungría y todo el resto

en que entran la injusticia la opresión

el abandono el hambre el frío el miedo

la explotación la muerte

todo el horror todo el dolor del hombre.

Va cambiando de pies según el oro

según la fuerza y el poder se mudan

pero siempre habrá alguna

a veces más de una

pisoteando los sueños de los hombres.

             Idea Vilariño. Poesía (1945-1990). Montevideo, 1998, p. 220.

Más allá de que, por pertenecer a la misma generación (Vilariño nace en 1920, Guayasamín en 1919), los nombres de las tragedias humanas se repitan, hay también un estilo similar, la enumeración “… la injusticia la opresión/el abandono el hambre el frío el miedo/ la explotación la muerte…” hace pensar en los títulos y en los cuadros de La serie de las manos. Estos cuadros se suceden uno tras otro, sin comas, sin respiro, tal como las miserias humanas en el poema. El “buscar ser hombres solamente” en el octavo verso se emparenta con la aspiración del artista plástico en darle voz, “persona”, a esas manos. En su ponencia, Chávez Verdezoto, analizó cómo las emociones expresadas por esas manos forman una identidad.

A partir de esta idea, Arta van der Vorst formuló una pregunta: en qué medida esto es posible. ¿Pueden las emociones construir una identidad? Oliver van Hoore observó en La serie de las manos una identidad más colectiva que individual “la emoción es lo que mostramos para protestar”. Nanne Timmer concluyó que estas emociones proponen una creación identitaria colectiva (el cuadro del final: “La protesta”) pero que tenemos que separar emoción de identidad. Tanto Dennis Bus como Elfi Beijering relacionaron estos cuadros de manos expresando con un lenguaje, las manos personifican (“personare, hacen sonar la voz”, concretiza Timmer citando a Hannah Arendt). También Chávez Verdezoto ha mencionado que las manos son instrumento de acción, en el sentido de potencia pero también de impotencia. Parafraseando a Girogio Agamben: “Lo que no podemos hacer es lo que somos, es nuestra capacidad de resistir” (“On What We Can Not Do”. En: Nudities, Stanford, 2011, p. 43-45). La serie de Guayasamín se concentra en la incapacidad de hacer ante el dolor pero mostrando que esa impotencia tiene la fuerza de un “no”.

Concluyo con otro poema de Idea Vilariño, este sobre “la mano”, vista desde un lugar individual pero que en su materia corpórea pertenece al universo, espejando a  las manos guayasamianas que persisten como huesos en el descarnado negro infinito.

Nota: Para leer más sobre esta “vida en su persistencia” remito a los fragmentos del artículo de Alejandro Moreano “De la Edad de la ira a Mientras viva siempre te recuerdo: ¿culminación o ruptura?”, p. 12-13, a los que Van der Vorst y Beijering se refirieron en clase. Este tema recuerda a las reflexiones de Gabriel Giorgi sobre la película Nostalgia de la luz (Guzmán, 2010) en “Lo que queda de una vida: comunidad y cadáver”, p. 222-226. (En: Gabriel Giorgi. Formas comunes. Animalidad, cultura, biopolítica. Buenos Aires, 2014, p. 197-236).

LO QUE SIENTE LA MANO

Lo que siente la mano

lo que carga

que sostiene

no es mi frente mi piel mi inteligencia

es el hueso gentil

la calavera

con sus tibios disfraces

con sus órbitas

por el momento llenas

con la suelta mandíbula que un día

remendará la risa

ese día en que deje tirados por ahí

mi esqueleto liviano

mi cráneo regular

y quede yo

mis labios y mis pies

mi pelo mis mejillas

mis ojos mi color

y todo lo que fui

lentamente

obviamente

pudriéndose

pudriéndose

volviéndose ceniza.

                     Idea Vilariño. Poesía (1945-1990). Montevideo, 1998, p. 115.

Propongo que este poema publicado en el libro Nocturnos (1955) nos sirva de puente para la próxima exposición. La protagonista de Amuleto (Bolaño, 1999), novela que será analizada por Tamia Cotacachi Elías, es casualmente una poetisa uruguaya, llamada Auxilio, un nombre también sustantivo.idea

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 17 marzo, 2015 por .
A %d blogueros les gusta esto: