Análisis Cultural Seminario Temático 2015

Un blog hecho entre todos los estudiantes del curso de 2015 de Dr. Timmer, LAS, Universidad de Leiden. Blogs de otros años: https://thematicseminarlatinamerica.wordpress.com, y https://culturalanalysisul.wordpress.com

Resumen de la clase “Amuleto: cuerpo- memoria”

images

 Amuleto es la historia de la exiliada uruguaya de mediana edad y quijotesca Auxilio Lacouture en el México DF, ciudad que se convierte en su hogar desde los inicios de los años sesenta. Amante de la literatura y amiga de los viejos escritores emigrados de España y de las nuevas generaciones de poetas mexicanos se ve envuelta en una de la mayores tragedias de la historia mexicana: la matanza estudiantil de Tlatelolco. Durante este acontecimiento histórico ocurrido en el septiembre de 1968, Auxilio se oculta en los lavabos de mujeres de la Facultad de Filosofía y Letras mientras la policía toma el edificio. Allí permanecerá recluida varios días dentro de un túnel del tiempo donde se mezclan recuerdos del pasado, del presente y sucesos aún por vivir.

La novela presenta el monólogo de la protagonista que narra como testigo el impacto irruptor de un momento histórico convulso. Su discurso se encuentra sucumbido en la percepción subjetiva y estancada en el espacio-tiempo de ese de día en los baños de la Facultad, desde donde el cual discurre una memoria antimonumental.

 El mecanismo de memoria de la protagonista rompe con los esquemas temporales, hilvanando fragmentos de recuerdos, sueños y anécdotas de la vida universitaria. Celina Manzoni califica esta obra como “delirante monólogo que le permite a Bolaño desde la voz de Auxilio construir una especie de Aleph”, es decir, Auxilio es el núcleo donde se concentran el presente, el pasado y futuro, sin que haya una superposición de éstos. Hay pues adelantos y retrocesos en un tiempo homogéneo, y éstos se van acrecentando hacia el final del libro convirtiendo el tiempo en un elemento onírico y también simbólico. A pesar de ello, este mecanismo de flujo narrativo en espiral choca con el tiempo detenido en los baños. Los baños funcionan como una atalaya de todo el relato, un punto de retorno que otorga gran flexibilidad temporal, pues lo recuerdos de Auxilio se abren y cierran desde este mirador empezando y acabando siempre en este mismo lugar-tiempo.

Todas las vivencias de la protagonista brotan de los surcos memoriosos del cuerpo que es testigo del acontecimiento violento (“Yo perdí mis dos dientes en el altar del sacrificio humano”). El recuerdo traumático del encierro y la posición cómica con la que se esconde Auxilio de los militares- con las piernas abiertas apoyadas en la puerta- la hacen identificarse como un partera del el crimen de Tlaltelolco, de ahí nace la simbología, en el relato recurrente de que ella es la madre los jóvenes poetas mexicanos, una generación de poetas fantasmas marcados por Tlaltelolco (“parecían salidos del gran orfanato del metro del DF”, “una generación salida directamente de la herida abierta de Tlaltelolco”). Esta idea de nacimiento en el acontecimiento violento se podría fácilmente enlazar con la presunción marxista que toma la violencia como la generadora y la originaria del decurso de los grandes acontecimientos históricos.

Auxilio en la novela representa un cuerpo-memoria, un testimonio. Su recuerdo es memoria individual subjetiva pero a la vez olvido. El olvido permanente dentro del  desarrollo de su discurso hace en mucha ocasiones flaquear su testimonio, no se sabe qué parte ocupa la verdad y qué parte es invención y sueño. Se destila de esta inexactitud la experiencia de un cuerpo en trauma, un cuerpo que vive el duelo de un acontecimiento pasado a través del cual cimienta su presente. Reconocemos a este cuerpo-trauma por la compulsión, la repetición y la resistencia, aspectos destacables de la protagonista que la convierten en una víctima del recuerdo. Estos rasgos se encuentran presentes a lo largo de todo el despliegue retórico de Auxilio, dotándolo de un ritmo propio, de un errar difuso que se convierte en el leimotiv narrativo del relato. Este ritmo unifica y bifurca las historias que Auxilio explica y a los personajes que nombra, personajes relacionados todos con la literatura, que se convierte en el hilo conductor entre personajes, y en la vía de perpetración del recuerdo de éstos.

Arturo Belano (alter ego de Roberto Bolaño) es un personaje también testigo de una acontecimiento traumático, el Chile del 1973; así como los viejos escritores españoles exiliados que han huido de la dictadura de su país. Todos estos personajes representan también cuerpos-memoria que huyen de persecuciones políticas y parecen vivir en duelo igual que Auxilio. Inconscientemente su presente siempre se ve invadido por resquicios del pasado, pues este es el que define su identidad, el que les hace para siempre nómadas. Aquí se demuestra la preocupación de Roberto Bolaño por advertir sobre las barbaries pasadas y  cómo estas han abocado a estos personajes a una abstracción donde el sentimiento de pérdida y desamparo es clave.

De la misma manera el autor manifiesta su preocupación por el destino de los poetas latinoamericanos en sentido amplio. Sobretodo de poetas y escritores en general, que viven en la inmigración como él, y que conforman una identidad errante sumida en la intemperie latinoamericana.(“Todos iban creciendo en la intemperie mexicana, latinoamericana que es la intemperie más grande porque es la más escindida y desesperada”). La intemperie latinoamericana simboliza el abismo al que se ve forzado según Bolaño esta generación de poetas.

“Y aunque el canto que escuché hablaba de guerra, de hazañas heroicas de una                                          generación entera de jóvenes latinoamericanos sacrificados, yo supe que por                                                      encima de todo hablaba de valor, y de los espejos, del deseo y del placer.

Y ese canto es nuestro amuleto ”

En este fragmento esta generación de poetas se convierte en un único cuerpo, un ente colectivo que se comunica a través de la literatura y que Bolaño presenta como respuesta al olvido y al silencio de los crímenes pasados y presentes.

Como podemos observar en Amuleto el cuerpo-memoria nos ofrece una forma de leer el pasado diferente de la historia. La subjetividad que articula la memoria abre la puerta a  las dimensiones de lo emocional y lo afectivo, dimensiones que toman como punto de partida el cuerpo y que iluminan la historia desde otro punto de vista.

Bibliografía

ESPINOSA,P. Territorios en fuga: estudios críticos sobre la obra de Roberto Bolaño. Frasis, Santiago de Chile, 2004.

MANZONI,C. La escritura como tauromaquia. Corregidor, Buenos Aires, 2002.

RICOUER,P. Memory, history and forgetting. University of Chicago Press, Chicago, 2004.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 7 abril, 2015 por .
A %d blogueros les gusta esto: