Análisis Cultural Seminario Temático 2015

Un blog hecho entre todos los estudiantes del curso de 2015 de Dr. Timmer, LAS, Universidad de Leiden. Blogs de otros años: https://thematicseminarlatinamerica.wordpress.com, y https://culturalanalysisul.wordpress.com

Excluídos pero enamorados (Comentario crítico)

El pasado 20 de abril, Elfi Beijering presentó la obra El Infarto del Alma (1994), una obra híbrida que incluye ficción, ensayo y un diario de viaje de la mano de Diamela Eltit, junto una colección fotográfica en blanco y negro realizada por Paz Errázuriz. Los protagonistas centrales del libro, que podríamos clasificarlo de iniciativa testimonial- ficcional, son residentes del sanatorio estatal Phillipe Pinel en el pueblo de Putaendo, un centro hoy en día para enfermos mentales que décadas antes, a principio del siglo, fue un sanatorio para el tratamiento de tuberculosos. Tras una breve presentación de la obra la compañera Beijering empezó con el análisis de cómo están representados los internos en el relato, como pudimos observar Eltit a lo largo del relato describe a los sujetos de manera muy objetivizante: “figuras deformadas” o “ cuerpos materiales”. Este rasgo que llama tanto la atención le sirvió a Beijering para explicar mediante la dicotomía individuo – animal, el tratamiento que Eltit da a los sujetos; un tratamiento que en una primera lectura nos resulta denigrante hacia el individuo, ya que lo reduce a mero cuerpo sin razón, lenguaje o consciencia. Para esta distinción también fue sugerida, por el auditorio, la dicotomía Bíos- Zoé de Agamben. Los residentes del sanatorio se inscribirían perfectamente en la vida al margen que sugiere el concepto Zoé. Por otro lado, esta manera de describir a los internos va fluctuando durante la obra, alternándose con  una analogía  constante que la autora hace de la locura con lo divino. Estos cuerpos enfermos, que además llevan consigo el elemento culminante del amor, son percibidos por Eltit como cuerpos sagrados, como afirma: “tocados por Dios”. Aquí Beijering hizo un aporte muy interesante sobre la relación que a menudo se establece en mensajes divulgativos  de instituciones sociales y ONGs, entre dos polos que se aproximan:  lo irracional (el loco, el enfermo) y lo divino. Llegados a este punto y tomando también el título El Infarto de Alma, como referente para el análisis  podemos decir que el discurso de la obra lleva consigo mismo una contradicción. El título nos viene a decir, que hay una parálisis del alma, que ésta de alguna manera no está presente y  que sólo queda cuerpo; idea que se contrapone a la de locura-divinidad. Creo que es interesante marcar aquí  un punto de reflexión sobre lo que el título desvela del propósito de Eltit con su narración.  En clase se discutió si Eltit y Errázuriz toman la visita al manicomio como pretexto para hablar del amor humano o si su tarea con la obra fue la de dar testimonio de una realidad, donde encontrar el amor en sus protagonistas funcionó como aglutinante narrativo. Esta claro que el texto resulta problemático en la tarea de dar voz a los enfermos, sobretodo en la partes tituladas Infarto del Alma, donde a través de la estructura de una carta, se habla del abandono de uno de los pacientes por parte de su amado. Esta sección ficcionalizada por la escritora, llena de algún modo el vacío de lenguaje que los protagonistas no pueden llenar con palabras. De nuevo, se abre aquí la reflexión de hasta que punto estos sujetos tienen voz, citando a Gayatri Spivak: ¿Pueden hablar estos sujetos subalternos?. Esta pregunta nos lleva a pensar en cuales son las voces  que constituyen la autoridad cultural en la sociedad. John Beverley afirma que el subalterno tiene voz, pero cuando habla, lo hace oralmente, y el problema de la oralidad es que dentro de la autoridad cultural ésta no concentra autoridad epistemológica. Así pues el aporte del subalterno no se constituye, al no poder este ser letrado. El testimonio que es el género que por excelencia que da voz a aquellos que no la han tenido, podemos ver que en el caso de esta obra se rinde a lo estético.   Así Beverly afirma: “de distinto modo que en la novela, el testimonio promete por definición interesarse primeramente por la sinceridad antes que por lo literario”. En la obra reside el deseo de comunicar un problema de sometimiento de la individualidad, de la pobreza, del encierro y de la lucha por la supervivencia en la máxima austeridad. Los textos representan una reivindicación de cada uno de éstos temas pero mediante un tratamiento literario que destaca por lo estético y literario antes que por la urgencia de comunicar una realidad. Para finalizar, es importante destacar que la fotografía también desempeña un peso clave en la obra. En la clase se discutió sobre el hecho de que los individuos retratados siempre se presentan, salvo en un par de ocasiones, mirando a cámara, cómo si de alguna manera ellos también fueran factualmente partícipes de la obra. Pero la verdad es que son meros objetos de estudio para ella. Además, ninguna de las fotografías viene acompañada de una descripción al pie, no aparecen los nombres de lo individuos ni el momento en que fue tomada la fotografía. Éstas únicamente se contextualizan a través del eje del amor. Al acabar la lectura de la obra, la idea que permanece en el lector es la de excluidos pero enamorados. Una idea que desdibuja el carácter de testimonio por completo y que suple la aversión que padecen estos individuos sin autodominio de su expresión. ——-4388426932_5ec1b742f3 Beverly, John. “The Margin at the Center: On Testimonio (Testimonial Narrative)” Modern Fiction Studies 35,1 (1989).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 14 mayo, 2015 por .
A %d blogueros les gusta esto: